jueves, 26 de julio de 2012

Bizcocho de las Carmelitas descalzas de Sevilla


(también le llaman del Padre Pío)
Se necesitan 10 días para su preparación, sin usar batidora, ni nevera, ni ningún aparato moderno (exceptuando el horno, claro). La tradición dice que la masa te la tienen que dar y comenzar a elaborar en jueves para que el bizcocho esté hecho el sábado de la semana siguiente.
Cuando recibas la masa madre, búscale un recipiente más grande para poder hacer la preparación, como un bol de ensalada, o un envase de plástico, pero no se debe tapar herméticamente, apenas cubrirlo con un paño limpio.
Día 1 - jueves:   Se añade a la masa madre un vaso de azúcar y otro de harina y NO SE REMUEVE. Se tapa con un paño.
Día 2 - viernes: Se remueve bien con una cuchara hasta que esté bien mezclado. Se tapa con un paño.
Día 3 - sábado: No se toca
Día 4 - domingo: No se toca
Día 5 - lunes: Se añade a la mezcla un vaso de azúcar, uno de leche y otro de harina. NO SE REMUEVE. Se tapa con un paño.
Día 6 - martes: Se remueve bien con una cuchara hasta que esté bien mezclado. Se tapa con un paño.
Día 7 - miércoles: No se toca
Día 8 - jueves: No se toca
Día 9 - viernes: No se toca
Día 10 - sábado: Se apartan de la masa madre 3 vasos que se reservarán para dárselos a 3 personas el próximo jueves. No se meten en la nevera, se dejan en un recipiente y se cierran. Cuando se lo des a la persona elegida (en jueves!) le desearás suerte y salud.
Al resto de la masa que nos hemos quedado, se le añaden en un bol grande:
-          2 vasos de harina
-          1 vaso de azúcar
-          1 vaso de aceite de girasol (si no tienes, puedes usar de oliva suave)
-          1 vaso de leche
-          1 sobre de levadura
-          2 huevos
-          1 pizca de sal
-          1 pizca de canela (a gusto)
-          La ralladura de 1 naranja (o de 1 limón)
Hasta aquí, se mezcla todo bien, con una cuchara, nada de batidoras ni electrodomésticos. Que quede la mezcla bien homogénea y sin grumos. Cuando ya esté bien mezclada, le añadimos:
-          1 vaso de frutos secos troceados (yo le puse nueces)
-          1 vaso de uvas pasas sin hueso (no es necesario, opcional). Si las pones, ponlas al final, y antes de añadirlas a la mezcla, pásalas por harina, para que no se vayan al fondo.
-          1 manzana troceada o mejor rallada con un rallador a mano.
Mezclamos bien esto último, precalentamos el horno a 180º y vertemos la mezcla en un molde untado con mantequilla y espolvoreado de harina. 
Se deja en el horno unos 40-45 minutos, comprobando con un palillo que está bien hecho por dentro.
Dejar enfriar y desmoldar
y a comer, que está buenísimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se alimenta de sus comentarios. Gracias por dejar el tuyo.

Imprimir entrada