lunes, 14 de enero de 2019

Pan de molde integral casero

Hace unos meses hice un cambio en mi estilo de vida que incluía mejorar mi alimentación. En principio dejé de comer pan con las comidas, pero mantenía mi rebanada de pan en el desayuno, eso sí, de pan integral. A medida que avanzaban los meses comprendí que el pan que compraba en el supermercado, no era nada saludable, que contenía un montón de ingredientes que yo no quería y que tenía que ponerme las pilas si quería conseguir mi objetivo. Hace tiempo que compro harinas en la web de El Amasadero, así que comencé a buscar información en su blog de cómo hacer panes integrales en casa. Por supuesto, también compré distintos tipos de harinas.
Lo primero que descubrí es que un pan integral 100% es muy difícil de hacer y no tendrá la textura que buscamos, así que sacrifiqué una parte de mi pan para incluir una harina panificable de calidad, molida a la piedra, que ellos mismos venden. A esa harina añadí también otras, como Harina de Tritordeum, Harina integral ecológica, Harina integral de espelta y Harina de centeno. Desde entonces he ido haciendo experimentos en las fórmulas, hasta que la semana pasada, casi por error, di con una mezcla que me pareció fantástica. Aquí os la dejo:

viernes, 14 de diciembre de 2018

Tarta de manzana con Hojaldre


Esta entrada va a ser un poco atípica porque apenas tiene fotos. En realidad es una tarta muy fácil de hacer y con el gustazo de hacer todos los pasos caseros, excepto el hojaldre, claro, que lo compraremos hecho. Yo la he hecho para llevar, así que he usado un molde de aluminio con tapa que me resultaba muy práctico para poder transportarla luego. Podéis usar otro molde que tengáis en casa, ya sea redondo o rectangular. Para la crema pastelera he usado la receta de Maria Lunarillos, que es garantía de éxito seguro. Os pongo aquí los ingredientes y el proceso.
Ingredientes
- Una lámina de hojaldre (yo he usado hojaldre de mantequilla de Mercadona)
Para la crema pastelera:
- 1/2 litro de leche.
- 1 vaina de vainilla (yo no tenía y le puse extracto de vainilla)
- 125 gr de azúcar (yo usé azúcar moreno)
- 40 gr de fécula de maíz (Maizena)
- 4 yemas de huevo
Resto de ingredientes:
- 3 manzanas reineta
- zumo de limón para ir bañando las manzanas y que no se pongan negras.
- 50 gr de agua
- 50 gr de azúcar
- gelatina en polvo (apenas una cucharada) y otros 50 gr de agua.
Preparación
Comenzamos haciendo la crema pastelera.
Ponemos un cazo al fuego con la vaina de vainilla (o el extracto en mi caso), llevamos a ebullición y retiramos.
En un bol ponemos las yemas de huevo con el azúcar y la Maizena. Batimos bien con varillas. En este paso es importante comprobar que la leche no esté excesivamente caliente, porque si lo estuviera, va a "cuajar" los huevos y no saldrá bien. Yo la he pasado a una jarra, donde se ha templado un poco. Debemos añadir la leche a la mezcla anterior poco a poco, con ayuda de las varillas, hasta que esté bien integrada.
Cuando ya tengamos todo bien mezclado, volvemos a pasar al cazo y llevamos al fuego de nuevo, a temperatura media-baja, removiendo sin parar hasta que espese. Yo que soy muy impaciente, lo cronometré y fueron poco más de 3 minutos y medio. No seais impacientes, que veréis cómo espesa enseguida.
Ahora pasamos de nuevo a un bol y ponemos papel film por encima "a piel", que significa que el film debe tocar la superficie de la crema, para que no se haga costra. Dejamos templar y podemos guardar en la nevera para continuar luego con la preparación. Yo lo hice el día anterior y luego solo tuve que dejarlo un rato fuera de la nevera para usarlo.
Montaje de la tarta:
Encendemos el horno a 180º con aire arriba y abajo. Si no tenemos horno con aire, lo ponemos a 200º.
Estiramos la lámina de hojaldre, pasamos ligeramente el rodillo por encima porque no queremos que crezca mucho en el horno. Cuando pongamos la crema, deberán sobrar un par de centímetros como mínimo por cada lado. En mi caso, la lámina era más grande que el molde, así que los sobrantes los doblé hacia arriba por los laterales de este.
Ponemos la crema pastelera en el centro del hojaldre, asegurándonos de no llegar a los bordes y dejar ese sobrante, que doblaremos para evitar que se salga la crema.
Pelamos y cortamos las manzanas. Mientras las cortamos, las vamos rociando con el zumo de limón. Yo puse un bol con agua y el zumo de medio limón y las iba sumergiendo ahí mientras terminaba de pelar y cortar todas las manzanas. Las láminas de manzana deberían ser de unos 2-3 mm de grosor por el lado más ancho.
Cuando terminemos de cortar la manzana, la pasamos a un escurridor para que no suelten agua sobre la crema pastelera. Una vez bien escurridas, vamos colocando las láminas de manzana por encima de la tarta haciendo filas, o si habéis usado un molde circular, haciando círculos concéntricos. La parte más ancha de la lámina debe quedar hacia afuera al montar la siguiente lámina sobre esta.
Una vez colocada toda la manzana, tenemos que endulzar esta, porque si no, quedará muy ácida. Aquí hay dos métodos, o espolvoreamos el azúcar por encima, o hacemos un almibar para bañar las manzanas. Yo he decidido el almíbar, he mezclado los 50 gr de azúcar (aquí usé moreno) y los 50 de agua, y los herví removiendo sin parar durante 3-4 minutos. Luego lo dejo templar un poco y con un pincel mojo las manzanas.
Horneamos a la temperatura indicada arriba durante 25 minutos. Si al salir estuviera abombado porque el hojaldre de la base se ha hinchado, usamos un palillo de brocheta para pincharlo cuando aún esté caliente, así se romperá la burbuja creada y se quedará bien.
Ahora hacemos una gelatina para darle brillo. Como se trata de muy poca cantidad, usamos gelatina neutra y seguimos las instrucciones del paquete para hacerla. Yo usé una cucharada de gelatina neutra en polvo y de los 50 gr de agua separé un poco para disolver la gelatina. Luego el resto de agua se pone a hervir y en cuanto hierva se añade a la gelatina ya disuelta y se remueve bien. Aquí, como me habían sobrado algunas manzanas, las trituré junto con la gelatina y la dejé templar. Cuando ya esté templada, pincelamos por encima de las manzanas y llevamos a la nevera para que cuaje bien.
Y ya está lista. Espero que os guste, a nosotros nos ha encantado.



miércoles, 4 de abril de 2018

Calamares rellenos de gambas

Esta receta la conocí gracias a mi amiga Iris, una de mis primeras ciber-amigas cocineras, de la que aún conservo unas cuántas recetas. En casa nos gustan mucho y la verdad es que llevaba mucho tiempo sin hacerlos cuando encontré la receta en mi carpeta de recetas en papel (sí, aún conservo de eso). Aquí me ayudé un poco de la thermomix, pero se pueden hacer perfectamente sin ella. Como en mi pescadería no tenían calamares, utilicé pota (calamares gigantes), que además van muy bien para rellenarlos. Os dejo aquí la receta.

lunes, 2 de abril de 2018

Pelmeni

Una de las cosas buenas que tiene viajar por el mundo es conocer la gastronomía de los países que visitas. Desde que empecé a viajar a Moscú he tenido la oportunidad de probar auténticas delicias, como es el caso de estos "Pelmeni", que como veis, son parecidos a los ravioli italianos. Este fin de semana me puse a buscar recetas por la red y teniendo en cuenta los ingredientes que tenía en casa, elegí esta variante, con solo cerdo (de un solomillo que compré el día anterior y tenía en la nevera). En las varias recetas que he encontrado, todos usan carne picada, normalmente ternera, cerdo, mezcla de ambos o incluso cordero y pollo. Los Pelmeni, a diferencia de los Ravioli, siempre son de carne. Se comen con crema agria, como muchos platos rusos, pero como es tan difícil de encontrar aquí, los puedes acompañar con mayonesa, o bien con alguna otra salsa que te guste. A pesar de que la mayoría de las recetas utilizan carne picada, en todas dicen que el auténtico Pelmeni se hace con carne cortada a cuchillo, así que los preparé así. Como veis, son laboriosos de hacer, pero en una mañana de domingo, mi hija y yo lo pasamos genial preparándolos. Aquí va mi receta.

sábado, 10 de junio de 2017

Sándwich en tostadora

Hoy os traigo una entrada muy sencilla y muy útil. Mi hija pequeña merienda sándwich tostado a menudo, pero la sandwichera es un incordio, así que cuando vi esta opción supe que la iba a probar. El truco está en dejarla el máximo tiempo que admita la tostadora y si veis que aún no queda bien tostada, repetís. Mi hija dice que está riquísimo y lo mejor es lo poco que se ensucia.


El vídeo no es muy bueno 🙄 pero espero que se entienda bien.

Imprimir entrada