sábado, 6 de octubre de 2012

Pelar y tostar almendras

Tengo algunos compañeros de trabajo que me comentan que tienen almendros y por lo tanto, muchas almendras, y siempre les pido que me traigan unas pocas para prepararles un turrón casero con la Thermomix. Pues esta semana, una compañera me ha traído este frasco de almendras, sin cáscara pero con piel.

Primer objetivo: pelar y tostar las almendras, y no morir en el intento.
Como no, comencé preguntándole a "San Google" cómo podría hacer para pelar las almendras de una forma fácil. En una de las páginas que encontré, decían que había que escaldarlas, pero luego había que pelarlas con guantes para no quemarse, así que la descarté. Por suerte, encontré otras en las que hablaban de escaldarlas y luego pasarlas por agua fría, y que igualmente se pelaban muy fácil, así que elegí esta. Os voy enseñando los pasos.
Primero ponemos agua a hervir y cuando ya haya roto a hervir, echamos las almendras (sin cáscara, eh).
Cronometramos 1 minuto justo, no más, las retiramos y las echamos en un escurridor, echándoles agua fría por encima inmediatamente. Mientras hierven, encendemos el horno solo fuego por arriba, a 200º.
Ahora las pasamos a una bandeja donde podamos trabajar, sobre papel de cocina absorbente. Y solo tenemos que sujetar la piel por un extremo y apretar, la almendra saldrá sola.
Si queréis ir más rápido, ponéis otro papel de cocina por encima y frotáis fuerte. Las pieles se desprenden solas y os quedaréis con las almendras sin piel. Solo hay que separar pieles de almendras.
A mi ayudanta de 5 años y a mí nos ha hecho gracia lo de ir sacándolas una a una, así que lo hemos hecho de este modo. Aquí ya están todas peladas, en apenas unos minutos. Más fácil imposible.
Extendemos las almendras ya peladas por la bandeja de horno
y llevamos al horno durante unos 10 minutos, vigilando que no se quemen. Yo al final las he dejado 8 minutos porque ya se tostaban mucho.
Si las queréis para comer tal cuál, antes de meterlas al horno, las podéis poner un poco de sal por encima y estarán perfectas. En mi caso, como era para hacer turrón, nada de sal, las he tostado así, y ahora solo hace falta dejarlas enfriar para seguir con la receta en la que se vayan a usar. Si aún no las vais a usar, las metéis en un tarro bien cerrado hasta que las necesitéis.

6 comentarios:

  1. Fantástico consejo!!! Me lo apunto.

    ResponderEliminar
  2. Que buenas, yo las hago parecidas después de hervirlas las salteo en una sarten con un poco de aceite y sal y están buenísimas.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  3. Muy buen truco me ha gustado mucho. lo haré cuando tenga algunas almendras porque me parece muy útil

    ResponderEliminar
  4. Ummmm!!!! Guardarlas en un bote, dices? Estas almendritas tostadas así y con un pellizco de sal caen en diez minutos!! Qué sencillo placer!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Qué buenas!!! el truquito está genial, lo tendré en cuenta :)

    Besitos

    Lou

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de sus comentarios. Gracias por dejar el tuyo.

Imprimir entrada