lunes, 18 de mayo de 2015

Muslos de pollo en salsa de almendras y guisantes

El pasado viernes tenía estos muslos de pollo y unos guisantes frescos, así que se me ocurrió prepararlos así y el resultado fue buenísimo. La salsa es de las de mojar pan, y con los guisantes conseguimos un plato muy completo. Así es como lo preparé:

 Ingredientes
- 1 o 2 muslos por persona (o más, según lo tragones que seáis)
- 1/2 cebolla
- 1 diente de ajo
- 1 vaso de caldo de pollo (o un vaso de agua y una pastilla de caldo de pollo disuelta)
- 1 vaso de vino blanco
- 1 puñado de almendras laminadas (o almendras crudas peladas, o troceadas)
- Sal y pimienta
- Aceite de oliva virgen extra
- 250 gr de guisantes (yo los puse frescos)
Preparación
Empezamos limpiando los muslos de pollo y salpimentando. Ponemos aceite en una sartén y calentamos. Echamos los muslos en la sartén y vamos dorando bien por todas partes.
cuando se vayan dorando bien por fuera, los vamos pasando a una cazuela ancha.
seguimos dorando el pollo hasta terminar con todos los muslos.
Ahora tiramos el aceite que se habrá quedado muy sucio, y ponemos una sartén con aceite limpio al fuego. Picamos fino la cebolla y el diente de ajo
 Echamos la picada a la sartén y vamos removiendo para que se vaya dorando
 Cuando el ajo y la cebolla ya estén empezando a dorarse, añadimos las almendras
 removemos bien para que la almendra también se vaya dorando sin llegar a quemarse
 Mientras tanto, podemos ir limpiando los guisantes (si usamos frescos)
 Cuando la almendra ya esté dorada, echamos el contenido de la sartén a la cazuela y llevamos esta al mismo fuego donde teníamos la sartén
 Le añadimos los líquidos (vaso de caldo de pollo y vaso de vino) y subimos el fuego para que hierva
 tapamos la cazuela para que hierva antes y vigilamos
 Cuando lleve unos 5 minutos hirviendo, añadimos los guisantes y removemos bien, probamos el punto de sal del caldo y si le falta, le añadimos un poco de sal. A mí me gusta aquí añadirle pimienta negra molida.
Volvemos a tapar y programamos 20 minutos a fuego medio y dejamos que vaya hirviendo, removiendo de vez en cuando mediante movimientos al aire de la cazuela. Mejor no remover con una cuchara, porque podremos desmenuzar el pollo.
Pasado el tiempo programado, el plato estará listo para servir. Buen apetito!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se alimenta de sus comentarios. Gracias por dejar el tuyo.

Imprimir entrada