sábado, 19 de abril de 2014

Tortilla de patata con bacalao

Esta es una de esas recetas de aprovechamiento que surgen de la necesidad de darle uso a un ingrediente que nos ha sobrado de hacer otro plato. En este caso, al bacalao que nos ha sobrado de hacer un Potaje de cuaresma. A mí me encanta el bacalao, pero pensé que para dárselo a los niños en tortilla iba a venir bien mezclarlo con patatas y darles un toque de ajo. La verdad es que el resultado ha sido espectacular.
Ingredientes (para una tortilla para unas 6 - 8 personas)
- 800 gr de patatas (peso ya peladas)
- 200 gr de bacalao desalado
- 4 dientes de ajo
- 120 gr de aceite de oliva virgen extra
- 5 huevos grandes
- sal
Preparación
Empezamos pelando las patatas, las lavamos bien y las cortamos en láminas irregulares de entre 2-3 mm de grosor.
además, cortamos el trozos pequeños el bacalao, que ya tendríamos previamente desalado.
Ponemos una sartén grande al fuego y echamos el aceite, cuando empiece a calentarse añadimos las patatas. Para esta cantidad de patatas, yo lo he hecho en 2 veces, es decir, he comenzado por la mitad de las patatas.
bajamos el fuego a la mitad de su potencia, removemos de vez en cuando las patatas.
Mientras tanto pelamos y laminamos los ajos.
Cuando veamos que las patatas empiezan a estar trasparentes, añadimos un tercio de los ajos laminados y removemos.
seguimos dejándolo al fuego, removiendo solo de vez en cuando, y cuando empiecen a estar blandas las patatas, las troceamos con el canto de la espumadera.
cuando terminen de estar hechas, las retiramos a un bol, escurriendo el aceite todo lo posible
Añadimos ahora la otra mitad de las patatas y volvemos a repetir la operación, hasta que las patatas estén hechas de nuevo.
Ahora retiramos el aceite de la sartén, lo reservamos, ya que es un aceite limpio que se puede volver a aprovechar. Dejamos en la sartén únicamente el equivalente a unas 4 cucharadas soperas de aceite. Como ya estará caliente, le podemos añadir directamente el resto de ajos laminados, manteniendo el fuego medio.
removemos los ajos, ya que se quemarán enseguida y cuando empiecen a dorarse, les añadimos el bacalao que teníamos troceado.
subimos el fuego y lo vamos removiendo durante unos 3-4 minutos. En este tiempo el bacalao empezará a soltar agua
en este tiempo se debe evaporar por completo y el bacalao quedará sin agua
ahora retiramos el bacalao de la sartén y lo añadimos a las patatas que teníamos apartadas
En este momento (o mientras esperamos a que se hagan las patatas), batimos los huevos. Si queréis darle un punto más esponjoso a la tortilla, podéis separar las claras de las yemas.
ahora montamos ligeramente las claras (no mucho, que no queremos hacer mousse, sino tortilla)
a continuación añadimos las yemas y las mezclamos con cuidado para que no bajen
añadimos una cucharadita de sal a los huevos y mezclamos bien. Por otro lado, removemos bien las patatas con el bacalao.
le añadimos otra cucharadita de sal y mezclamos bien. Probamos el punto de sal y rectificamos si es necesario. Por último le agregamos los huevos
y mezclamos bien 
Ponemos una sartén grande al fuego y le añadimos otras 4 cucharadas del aceite que teníamos reservado, llevamos al fuego
Preparamos también un plato de diámetro mayor que la sartén, que utilizamos para darle la vuelta a la tortilla
Como el aceite ya está frito, podemos añadimos ya la mezcla de patatas. Es importante que el fuego esté a media temperatura para que no se queme la tortilla.
en apenas 1 minuto le damos la primera vuelta, para que vaya empezando a cuajarse. En mi casa gusta la tortilla muy cuajada, pero si os gusta más jugosa, solo tendréis que dejarla menos tiempo al fuego.
Para darle la vuelta, ponemos unas gotas de aceite al plato que vamos a utilizar, y lo colocamos boca abajo sobre la sartén. Esta sartén es muy grande, así que el plato también lo es.
ahora con la mano derecha (si sois diestros) sujetáis el asa de la sartén, y la izquierda la ponéis abierta sobre el plato. Antes de girar, yo siempre pongo la sartén encima de un bol, normalmente el mismo que usé para mezclar las patatas con el huevo. Ahora giramos rápidamente de forma que nuestra mano quede abajo con la palma hacia arriba y el plato sobre ella.
la sartén que yo uso es anti-adherente y además siempre queda algo de aceite en ella, pero si veis que está muy seca, le añadís ahora un par de cucharadas de aceite a la sartén. Con cuidado, dejamos que la tortilla caiga de nuevo sobre la sartén. Como teníamos unas gotas de aceite sobre el plato, debe deslizar bien.
en esta primera vuelta, la tortilla aun está muy líquida, pero irá cuajando a medida que vayamos dándole más vueltas. Como digo, en casa nos gusta muy cuajada, así que yo la ayudo pinchándola con un tenedor en las primeras vueltas
Vamos a repetir esta operación, dejar unos minutos, dar la vuelta, dejar unos minutos, dar la vuelta, hasta que la tortilla esté a nuestro gusto. Es muy importante que el fuego no esté fuerte, porque si lo estuviera, se quemaría por fuera y quedaría cruda por dentro.
Cuando esté lista, damos la última vuelta, dejándola en el plato donde la vayamos a presentar
La verdad, es que - como os digo - ha salido riquísima. Si os animáis a hacerla, espero que os guste tanto como a nosotros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se alimenta de sus comentarios. Gracias por dejar el tuyo.

Imprimir entrada