domingo, 22 de enero de 2017

Arroz con pollo y costillas

Con esta receta estreno el año nuevo en el blog y para hacerlo, nada mejor que un arroz, que es un plato muy de fiesta, ¿verdad? Cada semana cuando llega el fin de semana, me pregunto qué hacer de comida y últimamente me estaba repitiendo mucho, así que quería intentar algo nuevo y así llegué a visitar varias páginas y ya sabéis, que de un poco de aquí y un poco de allá, salió esta receta. El resultado ha sido buenísimo, puedo decir que nos ha gustado a todos, lo cual ya es mucho. Vamos allá.
Ingredientes (os pongo los que yo he usado, podéis variar a vuestro gusto)
- Costillas de cerdo 900 gr. Si es posible, que el carnicero os las parta en 3 trozos, si no, lo hacéis en casa.
- 2 cuartos traseros de pollo troceados (yo además los he deshuesado)
- 1 taza de arroz
- 2 cucharaditas de pimentón dulce
- 1 cucharadita de sal
- 2 cucharaditas de especia de ajo y perejil
- 1/2 cebolla
- 2 dientes de ajo
- unas hebras de azafrán. También podéis poner colorante alimentario, pero el azafrán le da un sabor muy especial.
- 1 tomate rojo pelado y troceado, sin semillas
- 1 puñado de guisantes
- 3 tazas de caldo de pollo (yo he usado los huesos y restos de deshuesar el pollo y he hecho un caldo)
- sal y aceite de oliva
Preparación
Preparamos la carne, si no nos han troceado las costillas, las troceamos en casa. Yo uso un cuchillo muy grande y lo voy golpeando con un martillo. No es fácil, así que mejor le pedís al carnicero que os las trocee él. Si vais a deshuesar el pollo, lo hacéis igual que lo hacíamos para el pollo entero, aquí podéis verlo.
Ya tenemos la carne limpia y troceada
Si habéis deshuesado el pollo, ponéis todo lo que os ha sobrado en una cazuela con agua y un poco de sal, la dejáis hervir mientras preparáis todo lo demás.
mezclamos la cucharadita de sal con el resto de especias en un recipiente y removemos bien
Ahora echamos la mezcla sobre la carne y mezclamos para que se impregne bien.
cubrimos y dejamos que coja bien el sabor. Si tenéis tiempo, podéis dejarlo una hora, de este modo, el caldo también se va concentrando. Si no os sobra tiempo, con dejarlo un rato será suficiente.
Mientras dejamos la carne en adobo, vamos cortando la cebolla, el ajo y el tomate
Ponemos una paella al fuego. Yo me compré esta para casa y estoy encantada con ella, siempre hago los arroces y las fideuás ahí y salen buenísimas. Ah y para los que no sois de España, me han dicho que se pueden conseguir en internet, así que ya sabéis, no hay excusa.
añadimos la carne y freimos a fuego fuerte
vamos removiendo para que se haga bien por todas partes
mientras la carne se hace, sacamos el azafrán y lo echamos en medio vaso de agua caliente
lo removemos bien para que suelte todo el sabor y ese color amarillo intenso. cuando la carne esté bien dorada por todas partes
la sacamos a un recipiente y reservamos
ahora echamos la cebolla y el ajo en el aceite donde habíamos frito la carne
bajamos un poco el fuego y removemos de vez en cuando vigilando que no se queme. Cuando la cebolla ya esté trasparente, añadimos el tomate
removemos para que se fría el tomate. Mientras tanto, colamos el caldo del pollo. Este era un pollo de corral y fijaos qué color tan amarillo tiene el caldo.
cuando el tomate ya esté hecho, echamos la carne de nuevo en la paella
le añadimos los guisantes y removemos bien
ahora añadimos el caldo
colamos el agua del azafrán
y lo añadimos al resto del guiso
 preparamos el arroz
y lo echamos por encima repartiendo bien por toda la paella
solo en este momento, removemos ligeramente para colocar el arroz de forma uniforme. A partir de aquí no lo volveremos a mover más. Desde este momento calculamos 20 minutos. Durante la cocción es posible que veáis que se queda un poco seco, no pasa nada por añadir un poco de agua de vez en cuando.
Pasados los 20 minutos, estará más o menos así:
Si os fijáis en la foto, en este momento aún tiene un poco de caldo. Ahora retiramos la paella del calor, humedecemos un paño de cocina limpio y lo ponemos por encima para dejarlo reposar.
El reposado puede ser de 5 minutos o incluso menos, si como en mi casa, estaban todos deseando comer y no me dejaron que lo dejara más tiempo. Fijaos cómo ha absorbido todo el resto del caldo y está en su punto.
ya lo podéis servir y a disfrutar.

1 comentario:

Un blog se alimenta de sus comentarios. Gracias por dejar el tuyo.

Imprimir entrada