lunes, 1 de octubre de 2012

Pan con Camembert

Vi esta receta en el blog de Kanela y limón y enseguida pensé en hacerla, adaptándola a la Thermomix. Este es el resultado de mi experimento. A medida que la iba preparando me he dado cuenta de que varias cosas no quedaban claras en la receta original, así que os pongo lo que yo he hecho.

Ingredientes:
375 gr de leche
25 gr de levadura fresca de panadero
10 gr de azúcar
25 gr de mantequilla
600 gr de harina
7 gr de sal (1 cucharadita y 1/2)
1 queso Camembert (entero, no en porciones)
Preparación:
Según indica ella en su receta, se puede hacer en panificadora, poniendo todos los ingredientes en la máquina (menos el queso) y un programa de amasado.
En thermomix:
Ponemos la leche, la mantequilla y el azúcar en el vaso y programamos 1 minuto a 37º v2 1/2. Añadimos la levadura y mezclamos durante 10 segundos a v6. Por último agregamos la harina y la sal y mezclamos 20 segundos a v6 y luego 2,5 minutos vaso cerrado velocidad espiga.
Ponemos en un bol y tapamos con un paño hasta que doble su volumen.
Ahora hay que empezar el formado. Retiramos de la masa 4 porciones de 140 gr cada una (mejor pesarlas).
Hacemos 4 bolas
 y las amasamos bien hasta dejarlas finitas. 
Colocamos la primera, untamos con un poco de mantequilla derretida
y colocamos la segunda encima, 
así con la 3ª y ya la 4ª no la untamos (será la tapa).
Con ayuda de un plato de postre cortamos un círculo con las 4 capas. Ojo, plato de postre, no de café, que esto no lo veía claro en la receta original pero aquí se ve bien.
Ahora hacemos unos cortes con el cuchillo afilado o un corta pizzas, con cuidado de no llegar al extremo. Primero en 4 partes, luego cada una en otras 2 y ahora OJO, cada uno de los 8 triángulos que nos quedan, los cortamos solo por el centro, sin llegar al extremo de fuera ni al del centro.
Levantamos del centro y echamos hacia atrás los triángulos como se ve en la foto.
IMPORTANTE. Este es el momento de trasladar la masa a la bandeja de horno, si no lo hacéis se os desmontará todo y tendréis que arreglar otra vez todo (sí, eso es lo que me pasó a mí)
Ahora ya rompemos las puntas de los triángulos
 y enrollamos cada parte sobre sí misma (hacia el interior), volviendo a unir las puntas ya retorcidas.
(la suerte del novato, este me quedó perfecto!)
Aquí ya lo he trasladado a la bandeja del horno, como imagináis, la tuve que recomponer un poco después del traslado.
Por último, retiramos otra porción de la masa y hacemos un círculo, cortándolo en 4 porciones iguales.  En esta parte de la receta, actué por intuición, porque dice "otra porción" pero no dice de qué tamaño, así que yo tomé otra de 140 gr. Me quedó bien así, luego eso es lo que yo recomiendo.
El círculo ya amasado y cortado
Con los cuatro cortes:
Teniendo en cuenta que nos sobra masa (mucha!) yo aquí pondría otro círculo más pequeño del mismo diámetro del queso, justo encima de esto, y luego el queso encima. Lo digo porque al ir abierto, el queso se funde y se sale un poco por abajo. 
Colocamos en el centro el queso. 
Vamos levantando una de las porciones y enrollamos el sobrante hacia atrás. 
Seguimos con la siguiente porción, hasta terminar las 4. 
Cuando hayamos terminado, llevamos al centro de la flor que habíamos preparado y dejamos levar otra vez.
Al levar se unen bien las masas. 
Mientras leva esta última vez, encendemos el horno y precalentamos a 180º. Cuando esté lista la masa, salpicamos con las manos mojadas en agua, espolvoreamos de harina (yo además le puse unas semillas de amapola por encima). Horneamos durante 25 minutos.
y ya está lista, espolvoreamos con más harina y llevamos al plato para servir. Como veis, sale del tamaño de la bandeja del horno (y justita).
Fijaos en el pan, lo hojaldrado y crujiente que queda, a la vez que tierno por dentro.
Nosotros empezamos cortando un extremo para cada uno y mojándolo en el queso. Hay que tomarlo recién hecho para que el queso esté fundido y no se solidifique al enfriar.
Cuando se terminan los extremos, se corta el resto en porciones y se reparte. No quedan ni las migas! Si lo hacéis seguro que triunfáis. Ya me contaréis.

13 comentarios:

  1. Menudo trabajo, ahora si, tiene un aspecto rico, rico!!! ¿Tambien se podría hacer con otro tipo de queso, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro, siempre que sea un queso que funda. Estamos pensando para la próxima en un Brie (si lo encontramos redondo), tal vez un Provolone se funda demasiado... uhmmm.

      Eliminar
  2. porque estas lejos que si no te fichaba para la pasteleria.yo es que no seria capaz de hacerlo.

    ResponderEliminar
  3. Que bueno, me ha gustado mucho y lo explicas muy bién pero lo veo complicado.
    besos

    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anímate, Montse, verás que te sale muy bien!

      Eliminar
  4. esta la tengo yo en mis pendientes desde hace tiempo, a ver si me sale igual de bien que a ti!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, María, si es que es entretenida, pero no difícil, ya lo verás.

      Eliminar
  5. Con lo que me gusta el queso seguro que lo hago porque me parece muy original!!!
    gracias por la explicación tan completa y por todas esas fotos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo haces seguro que os encanta. Ya me contarás.

      Eliminar
  6. Lo hice ayer y nos ha encantado, daba pena romperlo para comerselo!!! Lo hice exactamente igual y salio perfecto, muchas gracias!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo! que no sé quien eres, pero me alegro que te saliera bien y os gustara mucho. Ya sabes, si te sobró masa, la siguiente receta te puede valer.

      Eliminar
  7. Todavía tengo pendiente esta receta, no puede ser!!

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de sus comentarios. Gracias por dejar el tuyo.

Imprimir entrada