viernes, 4 de enero de 2013

Galletas de mantequilla (nueva versión)

Mi amiga Marta, de "Galleteando con mini chef", me ha pasado esta fantástica y sencillísima receta de galletas de mantequilla. La probé la semana pasada y nos encantó, así que esta va a ser ahora mi receta de galletas, sin duda.


Ingredientes (salen unas 60 galletas)
250 gr de azúcar glas
250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
500 gr de harina
1 huevo
(no puede ser más fácil)
Preparación
Yo las he preparado en la Thermomix, pero realmente no es necesario, se pueden mezclar y amasar a mano sin problema.
En primer lugar mezclamos el azúcar y la mantequilla, 2 minutos a v3,5.
Luego añadimos el huevo y mezclamos otros 2 minutos más a la misma velocidad. 
Por último añadimos la harina
y mezclamos otros 2 minutos más. Revisamos que quede bien mezclada. 
(esta parte de mezclar se puede hacer a mano o con una amasadora manual sin ningún problema)
Ahora repartimos la masa en 3 partes y preparamos la mesa para amasar.
Ponemos una zona de la mesa con papel film por debajo, la masa en medio y papel film por encima. A los lados unas revistas de un total de 1/2 cm aprox a cada lado.
Esto hará que al amasar apoyando el rodillo en las revistas, la masa quede del mismo grosor por todas partes y no haya zonas abombadas a la hora de hacer las galletas. Guardaremos cada una de estas 3 partes ya laminadas entre papel film, en la nevera durante al menos 5 horas.
Pasadas las 5 horas, vamos sacando cada lámina, cortamos con los cortapastas que hayamos elegido. Aprovechamos ahora para encender el horno a 180º y que se vaya calentando
vamos cortando toda la masa con las distintas formas, aprovechando la masa
Con los recortes de masa que nos queden, volvemos a amasar y a cortar, repitiendo hasta que no nos quede masa. Vamos pasando las piezas cortadas a una bandeja de horno
Nos van a salir unas 60 galletas aproximadamente. No las ponemos juntas del todo porque subirán un poquito y pueden pegarse. Horneamos durante unos 10 minutos, vigilando que cuando se empiece a poner el borde dorado, hay que sacarlas ya. 
Las vamos pasando con cuidado y ayudándonos de una espátula de repostería (o en su defecto un cuchillo sin filo, o unas cucharas) a una rejilla para que se enfríen. Al principio parece que están muy blandas aún, pero al enfriarse se van a endurecer. Espero que os gusten, están buenísimas. 
Y ahora ya podéis decorarlas como os enseñé en las entradas correspondientes (pinchad aquí para verlas)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se alimenta de sus comentarios. Gracias por dejar el tuyo.

Imprimir entrada