domingo, 2 de marzo de 2014

Pizzas de fin de semana

La pizza es una de las cenas preferidas en casa, pero con el poco tiempo que tengo entre semana, tengo adaptada una masa "rápida" sin leudado, que hace muy bien el papel y sale muy rica. Sin embargo, esta que os traigo hoy, es la "lenta", la que lleva 2 horas de leudado, que da como resultado una masa elástica y fina, con un sabor buenísimo. Con las cantidades que os pongo, salen 4 pizzas, y yo os aconsejo preparar todas, porque así podréis hacer pizzas variadas, como he hecho yo, o incluso congelar alguna para tener una cena rápida cuando se necesite.
Ingredientes
Masa
500 gr de harina de fuerza
1 cucharadita de sal colmada
325 ml de agua tibia
1 sobre de levadura de panadero seca (o 1 pastilla de levadura fresca)
un poco de semolina para espolvorear
Relleno
tomate triturado
queso de gratinar (una mezcla de 4 quesos va genial, pero podéis poner el que más os guste)
aceite de oliva virgen
orégano seco
... y lo que más os guste.
Preparación
Pesamos la harina y la ponemos en un bol con la sal
medimos el agua (tibia, que no esté fría pero tampoco muy caliente), y le añadimos el sobre de levadura
mezclamos bien la levadura en el agua y la añadimos sobre la harina, removiendo con una cuchara
mezclamos bien la masa con el agua y cuando ya tenga un poco de consistencia, espolvoreamos con harina la mesa y volcamos la masa ahí.
amasamos bien, añadiendo harina si hace falta (yo puse más agua de la cuenta y esta se tragó mucha harina). También podemos amasar en amasadora o con la thermomix, pero esta es una masa de pizza de fin de semana, no lo olvidéis, así que tenemos tiempo y podemos amasar un rato a mano, que tampoco cuesta tanto, ¿no?
Cuando la masa ya no se pegue y esté lisa y suave, formamos un rodillo
y cortamos en 4 porciones
espolvoreamos la bandeja del horno con semolina y hacemos 4 bolas con la masa, las ponemos en la bandeja sobre la semolina, espolvoreamos un poco de harina por encima y cubrimos con un paño humedecido
ahora, dejamos reposar dos horas, para que la masa leude tranquila, y se ponga bien esponjosa. Pasado ese tiempo la masa tendrá este aspecto
tomamos una masa y cubrimos las demás con el paño mientras vamos preparando cada pizza.
Encendemos el horno a 200º calor arriba y abajo, rejilla en la posición central.
Comenzamos poniendo harina en la mesa y poniendo la masa sobre esta. Con los nudillos, vamos aplastando la bola y estirando. Podéis coger la masa con las manos por un extremo y ver cómo va estirándose, es tan elástica que no se rompe. Si acaso se os rompiera, no os preocupéis, cogéis un pellizco de masa de un extremo y cubrís el roto, que se pegará enseguida.
Continuamos estirando hasta dejarla bien fina. Podemos ahora ponerla en un molde de pizzas
o bien ponerla en un pliego de papel de horno, sobre una bandeja, o sobre un silpat.
Ahora vamos preparando la pizza. Comenzamos con una capa de tomate triturado. Podéis usar una salsa de tomate casera, o bien preparar un tomate triturado en el que hayáis machacado unos ajos, o una guindilla, para darle un toque especial. Estas van con un tomate natural.
Sobre el tomate echamos un chorro de aceite de oliva. Aquí también podéis usar un aceite aromatizado.
Ahora ponemos un poco de queso de gratinar, espolvoreando bien por toda la superficie, y a partir de ahí empezamos con los ingredientes al gusto de cada uno. Mi pequeña ayudante ha puesto jamón en la suya
en otra hemos puesto pepperoni y rodajas de queso de cabra
ahora terminamos de espolvorear con el queso, rallamos un poco de parmesano por encima, y le echamos el orégano.
También podéis prepararlas rectangulares, para aprovechar mejor el horno. Esta lleva queso Brie, queso de cabra y un queso azul buenísimo.
Ahora las vamos horneando. Unos 14 minutos y están perfectas. Aquí tenemos la de jamón
Esta es la de pepperoni y queso
y aquí tenéis la de tres quesos
fijaos lo finas que salen que hasta se dobla la masa. Son crujientes y sabrosas, y con esta combinación de sabores nos han encantado. Ya estamos pensando de qué las haremos el próximo fin de semana, ¿y vosotros? ¿ya lo habéis pensado?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se alimenta de sus comentarios. Gracias por dejar el tuyo.

Imprimir entrada