jueves, 30 de octubre de 2014

Alcachofas al horno

Hace unos meses descubrí una tienda online de fruta y verdura a domicilio, como ellos dicen "de la huerta a tu casa" sin intermediarios. La verdad es que cuando vives en una gran ciudad es tan difícil conseguir productos frescos que sean de calidad sin gastarse un dineral, que estas opciones son geniales para mí. Esta vez en el pedido puse un kilo de alcachofas para probarlas. Siempre me han gustado mucho las alcachofas, pero hacía tiempo que no las comía. Después de buscar recetas y de pedir consejo a mis amigas, esta ha sido la opción elegida, y después de comerlas, creo que ha sido todo un acierto.
Ingredientes:
Alcachofas frescas
Sal (si tenéis sal en escamas, tipo Maldon o similar, si no, sal común)
1 chorro de aceite de oliva virgen extra
1/2 limón
Para el aliño
3 dientes de ajo
30 gr de aceite de oliva virgen extra
el zumo de 1/2 limón
1 puñado de perejil picado
Preparación
Encendemos el horno a 180º, calor arriba y abajo
Comenzamos preparando las alcachofas: quitamos las hojas exteriores, aunque yo solo he quitado la primera capa, porque quería que quedaran bastante enteras. Luego he quitado la parte exterior del rabo y he cortado el extremo
Partimos las alcachofas longitudinalmente y frotamos cada mitad con el 1/2 limón
Colocamos las mitades abiertas hacia arriba en una bandeja de horno
echamos un chorro de aceite de oliva virgen extra por encima y espolvoreamos con las escamas de sal o con la sal común
ponemos al horno, estarán un total de 30 minutos.
Mientras se están horneando, preparamos la vinagreta, mezclando el zumo de limón, el aceite, el perejil troceado y la sal con los dientes de ajo cortados en brunoise
 Cuando las alcachofas lleven 15 minutos en el horno, abrimos y echamos un nuevo chorro de aceite por encima. Volvemos a poner a hornear, hasta que falten 5 minutos. En ese momento, echamos un poco de la vinagreta por encima de cada mitad de alcachofa, con ayuda de una cucharita.
Dejamos esos últimos minutos y listos. Servimos acompañados de la vinagreta:
A mi hija de 7 años le han encantado. Le he enseñado a ir cogiendo las hojas exteriores e ir comiendo el centro de cada hoja, mojando en la vinagreta. Por último, al llegar a las hojas centrales, un bocado de lujo para disfrutar de verdad. Espero que os gusten tanto como a nosotras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se alimenta de sus comentarios. Gracias por dejar el tuyo.

Imprimir entrada