viernes, 14 de diciembre de 2018

Tarta de manzana con Hojaldre


Esta entrada va a ser un poco atípica porque apenas tiene fotos. En realidad es una tarta muy fácil de hacer y con el gustazo de hacer todos los pasos caseros, excepto el hojaldre, claro, que lo compraremos hecho. Yo la he hecho para llevar, así que he usado un molde de aluminio con tapa que me resultaba muy práctico para poder transportarla luego. Podéis usar otro molde que tengáis en casa, ya sea redondo o rectangular. Para la crema pastelera he usado la receta de Maria Lunarillos, que es garantía de éxito seguro. Os pongo aquí los ingredientes y el proceso.
Ingredientes
- Una lámina de hojaldre (yo he usado hojaldre de mantequilla de Mercadona)
Para la crema pastelera:
- 1/2 litro de leche.
- 1 vaina de vainilla (yo no tenía y le puse extracto de vainilla)
- 125 gr de azúcar (yo usé azúcar moreno)
- 40 gr de fécula de maíz (Maizena)
- 4 yemas de huevo
Resto de ingredientes:
- 3 manzanas reineta
- zumo de limón para ir bañando las manzanas y que no se pongan negras.
- 50 gr de agua
- 50 gr de azúcar
- gelatina en polvo (apenas una cucharada) y otros 50 gr de agua.
Preparación
Comenzamos haciendo la crema pastelera.
Ponemos un cazo al fuego con la vaina de vainilla (o el extracto en mi caso), llevamos a ebullición y retiramos.
En un bol ponemos las yemas de huevo con el azúcar y la Maizena. Batimos bien con varillas. En este paso es importante comprobar que la leche no esté excesivamente caliente, porque si lo estuviera, va a "cuajar" los huevos y no saldrá bien. Yo la he pasado a una jarra, donde se ha templado un poco. Debemos añadir la leche a la mezcla anterior poco a poco, con ayuda de las varillas, hasta que esté bien integrada.
Cuando ya tengamos todo bien mezclado, volvemos a pasar al cazo y llevamos al fuego de nuevo, a temperatura media-baja, removiendo sin parar hasta que espese. Yo que soy muy impaciente, lo cronometré y fueron poco más de 3 minutos y medio. No seais impacientes, que veréis cómo espesa enseguida.
Ahora pasamos de nuevo a un bol y ponemos papel film por encima "a piel", que significa que el film debe tocar la superficie de la crema, para que no se haga costra. Dejamos templar y podemos guardar en la nevera para continuar luego con la preparación. Yo lo hice el día anterior y luego solo tuve que dejarlo un rato fuera de la nevera para usarlo.
Montaje de la tarta:
Encendemos el horno a 180º con aire arriba y abajo. Si no tenemos horno con aire, lo ponemos a 200º.
Estiramos la lámina de hojaldre, pasamos ligeramente el rodillo por encima porque no queremos que crezca mucho en el horno. Cuando pongamos la crema, deberán sobrar un par de centímetros como mínimo por cada lado. En mi caso, la lámina era más grande que el molde, así que los sobrantes los doblé hacia arriba por los laterales de este.
Ponemos la crema pastelera en el centro del hojaldre, asegurándonos de no llegar a los bordes y dejar ese sobrante, que doblaremos para evitar que se salga la crema.
Pelamos y cortamos las manzanas. Mientras las cortamos, las vamos rociando con el zumo de limón. Yo puse un bol con agua y el zumo de medio limón y las iba sumergiendo ahí mientras terminaba de pelar y cortar todas las manzanas. Las láminas de manzana deberían ser de unos 2-3 mm de grosor por el lado más ancho.
Cuando terminemos de cortar la manzana, la pasamos a un escurridor para que no suelten agua sobre la crema pastelera. Una vez bien escurridas, vamos colocando las láminas de manzana por encima de la tarta haciendo filas, o si habéis usado un molde circular, haciando círculos concéntricos. La parte más ancha de la lámina debe quedar hacia afuera al montar la siguiente lámina sobre esta.
Una vez colocada toda la manzana, tenemos que endulzar esta, porque si no, quedará muy ácida. Aquí hay dos métodos, o espolvoreamos el azúcar por encima, o hacemos un almibar para bañar las manzanas. Yo he decidido el almíbar, he mezclado los 50 gr de azúcar (aquí usé moreno) y los 50 de agua, y los herví removiendo sin parar durante 3-4 minutos. Luego lo dejo templar un poco y con un pincel mojo las manzanas.
Horneamos a la temperatura indicada arriba durante 25 minutos. Si al salir estuviera abombado porque el hojaldre de la base se ha hinchado, usamos un palillo de brocheta para pincharlo cuando aún esté caliente, así se romperá la burbuja creada y se quedará bien.
Ahora hacemos una gelatina para darle brillo. Como se trata de muy poca cantidad, usamos gelatina neutra y seguimos las instrucciones del paquete para hacerla. Yo usé una cucharada de gelatina neutra en polvo y de los 50 gr de agua separé un poco para disolver la gelatina. Luego el resto de agua se pone a hervir y en cuanto hierva se añade a la gelatina ya disuelta y se remueve bien. Aquí, como me habían sobrado algunas manzanas, las trituré junto con la gelatina y la dejé templar. Cuando ya esté templada, pincelamos por encima de las manzanas y llevamos a la nevera para que cuaje bien.
Y ya está lista. Espero que os guste, a nosotros nos ha encantado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de sus comentarios. Gracias por dejar el tuyo.

Imprimir entrada