martes, 8 de noviembre de 2011

Prueba de Productos - Bucker 0,0

Hoy os voy a hablar de un producto que he estado probando en los últimos días. Hace unas semanas me apunté a una campaña de Bobki para probar la nueva cerveza 0,0 de Bucker. Me avisaron que me habían seleccionado para esta campaña y hace una semana recibí este paquete. 

Me llegaron los folletos de marketing de Bopki y 24 latas de 33 cl de Bucker 0,0, que he ido metiendo en la nevera para las pruebas.  
Como veis el formato es el de lata estrecha y alargada, muy cómodo para guardarlas en la nevera tumbadas, pero incómodas para guardarlas de pie, pues - al menos en mi nevera - chocan con la balda superior. No podíamos esperar a que estuvieran frías para probarlas, pero como la cerveza caliente no nos gusta, esperamos hasta el día siguiente para asegurarnos de que la temperatura fuera la óptima. 
Con respecto a la cerveza sin alcohol (en concreto 0,0, es decir, que contiene menos de 0,09 % de alcohol), puede haber detractores y fans, pero no cabe duda de que para determinadas situaciones, es un invento genial. Estoy pensando en embarazadas, mujeres lactantes, o simplemente cuando no debes beber porque tienes que conducir o realizar alguna otra actividad peligrosa. Por eso cuando buscamos una cerveza de estas características, lo mínimo que le pedimos es que tenga un buen sabor y un cuerpo lo más parecido posible al de una cerveza de las de "verdad". 

Con estas premisas, ¿qué os puedo decir sobre la Bucker 0,0? pues vamos por partes.
Lo primero que me llama la atención es que al servirla en la copa hace mucha espuma, como cualquier otra cerveza, esto es un punto a favor, pero no dura mucho... si os fijáis en la foto, la espuma se ha empezado a deshacer y apenas habían pasado unos pocos segundos desde que la serví hasta que tomé la foto. En unos pocos segundos más no quedaba NADA de espuma. Esto es un punto negativo.
El cuerpo es como el de una LAGER, no aprecio diferencia con cualquier otra con alcohol en ese sentido, y el sabor es suave pero sin desmerecer en absoluto a sus equivalentes alcohólicas. 

Es cierto que se nota que tomas una cerveza sin alcohol, porque no "se sube" y no tiene más efectos que refrescar y calmar la sed, pero de todas las "sin" que he probado, sin duda es de las mejores. Si se pudiera mejorar lo de la espuma ya sería perfecta. Os animo a probarlas. Si os dais prisa, aún queda alguna en mi nevera. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se alimenta de sus comentarios. Gracias por dejar el tuyo.

Imprimir entrada